BMW i3

 

bmw_i3

BMW i3

bmw_i8_concept_spyder_i8_emblem_12-(1)

Quien decía que los vehículos urbanos no podían ser divertidos? El BMW i3 eléctrico nos sorprende en todos los aspectos, ya que sus curvas y prestaciones  nos  dibujarán  una  sonrisa  tras  recorrer  los primeros metros.   Te esperabas otro rendimiento del  motor  y tras percibir la fuerza en la aceleración te recorrerá por las venas la sensación de no querer parar de reír.  El BMW i3  nos  hará  subir  la adrenalina hasta lo más alto, recorriendo desde la pierna que acciona el acelerador hasta llegar  a  sentirla en las pestañas, sin poder cerrar los  ojos  concentrado en ver la magnífica aceleración. Es entonces cuando el BMW i3 juega su mejor baza, tras maniobrar de una forma  inconcebible en trayectos urbanos e  interurbanos. Esa  recuperación  espectacular tras la  aceleración  de  la energía,  hacen del BMW i3 uno de los eléctricos más eficientes del mercado.

Gran parte de esa eficiencia es consecuencia de su poco peso, ya que al ser fabricado en fibra de carbono casi artesanal, es un vehículo muy ligero, pero también seguro siendo fiel a los más estrictos estándares de seguridad del mercado. Al abrir las puertas del BMW i3 en las dos direcciones nos damos cuenta que  la factoría  alemana  ha roto con los convencionalismos en sus  nuevos  diseños  del  Departamento  y dedicado a los  Vehículos  Eléctricos.  En su  interior  nos esperan  diseños  minimalistas  y  ausencia de los  comandos  tradicionales de los vehículos fósiles, tanto en motorización, como en sus diseños de interior. La pantalla central y las nuevas funcionalidades de los BMW nos
indican la nueva tendencia de los fabricantes automovilísticos actuales en sus eléctricos.